Mascarillas reutilizables

Por desgracia, en los últimos meses nos hemos acostumbrado a llevar mascarilla en todas las circunstancias. Lo primero fue echar mano de las mascarillas quirúrgicas y, en algunas ocasiones, de las mascarillas N95 o FFP2.

Por suerte, enseguida han empezado a aparecer mascarillas reutilizables. De diversos materiales, pero igualmente certificadas. Hay con y sin filtro, con 3 capas, etc. Y, por supuestos, personalizables con el estampado que más nos guste.

Preguntas frecuentes sobre mascarillas reutilizables

Estas mascarillas han aparecido en nuestras vidas desde hace pocos meses, así que es normal que nos vengan las dudas.

Vienen a sustituir a las mascarillas quirúrgicas que sólo deberíamos llevarlas unas pocas horas hasta que pierden su efectividad. Así que las mascarillas reutilizables son una solución más económica y sostenible.

¿Con qué frecuencia debo lavar mi mascarilla?

Los expertos médicos, dicen que debes lavar tu mascarilla después de cada uso. Si compras o haces tu propia mascarilla de tela, es prudente limpiarla regularmente. Aunque el propósito de la mascarilla es proteger a los demás de ti mismo, tu mascarilla de tela todavía necesita ser lavada. Si no la lavas, te arriesgas a que los gérmenes y las bacterias se alojen en la mascarilla, lo que podría hacer que te enfermes o causar manchas en las zonas donde la mascarilla descansa sobre tu cara.

Ten en cuenta que cada mascarillas suele tener un número máximo de lavados en los cuales te aseguran su eficacia.

¿Cuál es la mejor manera de lavar mi cubierta facial? ¿Necesito lavarlo por separado?

La mejor manera de lavar tu máscara facial es meterla en la lavadora y añadir un desinfectante seguro para la tela en el compartimento de enjuague de la lavadora. Debes hacer esto cada vez que la uses, para mantenerte seguro. Está bien que lo pongas con otros colores similares, así que no te preocupes por lavarlo solo. Y si es posible a, al menos 60 grados, mejor todavía.

¿Puedo lavar a mano mi mascarilla?

Si no tienes tiempo para un lavado a máquina por la noche, entonces puedes lavar tu mascarilla a mano fácilmente. Llena un lavabo limpio con agua caliente y detergente y empieza a frotar la mascarilla. Ten el agua tan caliente como puedas y asegúrate de frotar bien la mascarilla durante cinco minutos. Luego enjuaga la máscara con agua fría y déjala secar completamente. Algunas mascarillas blancas, también admiten un poco de lejía. Si usas lejía, asegúrate de enjuagarla luego bien.

¿Cómo debo guardar mi mascarilla cuando no la estoy usando?

Dejar la máscara en el fondo del bolso para no olvidarla puede parecer una buena idea, pero piénsalo de nuevo. Si te quitas la máscara por cualquier razón, asegúrate de guardarla correctamente hasta que llegues a casa para lavarla. Dejar la mascarilla suelta en el bolso podría transferir los gérmenes a otros objetos del bolso y viceversa. Guarda una pequeña bolsa dentro de tu bolso o bolsillo en la que puedas guardar la mascarilla hasta que llegue el momento de lavarla. Si te quitas la mascarilla, no te la vuelvas a poner hasta que la hayas lavado.

¿Cuántas máscaras debo comprar?

Definitivamente más de una. Tener dos mascarillas significa que siempre tendrás una de repuesto cuando la otra esté en la lavadora, así que vale la pena invertir en un paquete de al menos dos mascarillas reutilizables. Muchas tiendas de moda ahora venden máscaras no quirúrgicas para que puedas comprarlas fácilmente. Suelen denominarse mascarillas higiénicas.

Ten en cuenta que suelen tener un número limitado de lavados en los cuales conserva su efectividad. Así que debes tener recambios previstos para las siguientes semanas.

Encuentra más modelos de mascarillas reutilizables:

Portamascarillas

Como hemos visto arriba, hay que tener cuidado al almacenarlas. Para que no contagien el resto de cosas del bolso y para que no se deformen o se rompan.

Para evitar esto, ya hay porta mascarillas a la venta. De materiales como el plástico o silicona, siempre lavables y reutilizables.