Alternativas a reutilizar: Reciclable, biodegradable o compostable

Conforme avanzamos en la transformación ecológica y estamos más concienciados con el cambio climático y la huella ecológica, van saliendo nuevos procesos que nos ayudan a dejar un mundo mejor a las siguientes generaciones.

El concepto principal sobre el que hablamos en esta web es sobre la reutilización. Es algo incuestionable el producir menos residuos. Pero, además, cuando no sea posible la reutilización, podemos apoyarnos en otros procesos que nos ayudarán a mantener limpio el planeta de manera sostenible.

Reciclar

El reciclaje es el proceso de convertir materiales usados en algo nuevo. Manteniendo los productos alejados de un vertedero durante más tiempo, donde terminarán una vez ya no sean reciclables. Pero hay límites a la cantidad de veces que algunos materiales pueden ser reciclados.

Los plásticos y el papel estándar, por ejemplo, normalmente pueden ser reciclados sólo unas pocas veces antes de que se vuelvan inutilizables, mientras que otros, como el vidrio, el metal y el aluminio, pueden ser reciclados sin fin. Así que, si podemos elegir, le podemos dar preferencia a estos últimos.

El reciclado de los papeles suele ser sencillo para las personas, pero cuando se trata de plásticos, el asunto es un poco más complicado. Hay siete tipos diferentes de envases de plástico, algunos comúnmente reciclados, otros casi nunca reciclables.

Un estudio realizado por la marca de productos de limpieza ecológica Ecover, ha descubierto que dos tercios de los clientes británicos reciclan tan a menudo como pueden, sin embargo, hasta un 37% admite que no siempre sabe si el embalaje de un producto puede ser reciclado o no.

Según Ecoembes, en España existe una red de 390.611 contenedores amarillos, 224.945 contenedores azules. En 2019, cada ciudadano depositó 17,1 kg de envases de plástico, latas y bricks en el contenedor amarillo (un 9,1% más que en 2018) y 19,4 kg en el contenedor azul (7,2% más que en 2018).

Los minoristas y los fabricantes pueden ayudar a los clientes incluyendo información más clara sobre el reciclaje en sus envases. El cambio a soluciones de embalaje reutilizables es otra forma de reciclar y mantener los productos en circulación durante más tiempo.

Por ejemplo, las cajas o bolsas de correo que pueden ser reutilizadas para intercambios y devoluciones. Es buena idea guardar la caja donde hemos recibido los pedidos por Internet por si queremos devolverlo, reutilizar el mismo embalaje.

Por suerte, ya hay contenedores de reciclaje en cada rincón, por lo que es muy fácil acceder a ellos. Incluso en muchos sitios, hay otro tipo de contenedores junto a los típicos de papel y envases. Se trata de contenedores para aceites de cocinado e, incluso, contenedores de ropa para que otras personas puedan reutilizar la ropa que ya no necesites.

Video ThumbnailConforme avanzamos en la transformación ecológica y estamos más concienciados con el cambio climático y la huella ecológica, van saliendo nuevos procesos que nos ayudan a dejar un mundo mejor a las siguientes generaciones. El concepto principal sobre el que hablamos en esta web es sobre la reutiliza

Biodegradable

Cuando algo es biodegradable, significa que puede ser descompuesto naturalmente por microorganismos como bacterias, hongos bajo ciertas condiciones (temperatura, humedad, etc.). El término en sí mismo es bastante vago, ya que no define el tiempo necesario para que los productos se descompongan.

Muchos productos se descompondrán naturalmente (por lo tanto son técnicamente biodegradables), pero algunos pueden tardar muchos años en hacerlo. Incluso productos naturales como la piel del plátano pueden tardar 2 años en biodegradarse cuando se tiran.

De manera similar, los productos de embalaje como las bolsas de plástico biodegradables requieren condiciones específicas para descomponerse adecuadamente y pueden producir emisiones de efecto invernadero perjudiciales cuando se dejan para que se descompongan en un vertedero.

A medida que se descomponen, se convierten en piezas más pequeñas de plástico, que pueden tardar un tiempo en disolverse. Por lo tanto, aunque el proceso de descomposición ocurre de forma natural, todavía puede ser perjudicial para el medio ambiente. Seguro que has oído hablar de los microplásticos que ya pueblan los océanos.

Sin embargo, los plásticos biodegradables se descomponen mucho más rápido que sus homólogos tradicionales, lo que puede llevar cientos de años. Por lo tanto, parecen ser una solución más respetuosa con el medio ambiente.

Incluso existen bolsas de basura biodegradables, para tirar los residuos orgánicos de una manera más sostenible y que se descomponga en menos tiempo la bolsa. Aquí tienes un par de ejemplos de este tipo de bolsas.

Compostable

Los productos compostables están hechos de materiales naturales como el almidón y se descomponen completamente en «compost» sin producir residuos tóxicos al descomponerse. Para ser clasificados como compostables, los productos deben cumplir con los requisitos específicos definidos en la Norma Europea EN 13432. El compostaje es un proceso controlado que normalmente ocurre en una instalación de compostaje industrial – los productos compostables no son adecuados para el compostaje doméstico a menos que el producto haya sido certificado como Home Compostable. Por lo tanto, es importante revisar la etiqueta para asegurarse de que el producto se desecha adecuadamente.

Los plásticos compostables y biodegradables no son actualmente reciclables y pueden contaminar el proceso de reciclaje si se colocan en un contenedor de reciclaje estándar. Sin embargo, con el desarrollo de la tecnología, se está trabajando para crear soluciones compostables que también puedan ser recicladas.

Video ThumbnailConforme avanzamos en la transformación ecológica y estamos más concienciados con el cambio climático y la huella ecológica, van saliendo nuevos procesos que nos ayudan a dejar un mundo mejor a las siguientes generaciones. El concepto principal sobre el que hablamos en esta web es sobre la reutiliza

Bioplásticos

También hay una cuarta categoría, conocida como bioplásticos. Están hechos de materiales marinos o vegetales (como el maíz y la caña de azúcar) en lugar de petróleo y, por lo tanto, se consideran más respetuosos con el medio ambiente.

Esto se debe a que su producción requiere un menor uso de combustibles fósiles y genera menos gases de efecto invernadero que la de los plásticos basados en el petróleo. Algunos bioplásticos también se fabrican a partir de subproductos agrícolas de desecho, como las pieles de patata, lo que promueve el «reciclaje» de los materiales.

Sin embargo, a pesar de lo que sugiere su nombre, no todos los bioplásticos son biodegradables. Por ejemplo, un bioplástico de ácido poliláctico (PLA) es biodegradable, mientras que un bioplástico de polietileno tereftalato (PET) no lo es. Sin embargo, es reciclable… No es de extrañar que esto provoque confusión y signifique que muchos bioplásticos no se eliminen correctamente.

El debate sobre qué tipo de embalaje (reciclable, biodegradable o compostable) es mejor para el medio ambiente está en curso y no hay una respuesta única a esta pregunta. Todas estas soluciones tienen sus propios beneficios y limitaciones, pero son un paso adelante en la consideración de alternativas más sostenibles a los envases estándar.

Deja un comentario